¡Estás destituido!

¡estás destituido!
perdón, pero yo soy mi propio jefe.

¡no sabes con quién te metes!
en eso tiene razón porque yo a usted no le conozco.

¿quieres que te mate en 30 minutos?
máteme, pero no en 30 sino en uno.

¡si quieres morir,
todos los días lo pienso…
 
hago una llamada y te mueres en 30 minutos!
insisto, yo le pago, pero siempre y cuando sea en menos de uno.

¿quieres probar mi poder, 
suena tentador…

quieres morirte, imbécil!
pero no se enoje, ya, ya; estoy de acuerdo.

¡porque yo soy juez de todos los tribunales!
¡ah, con razón!

¡eso me designó el pueblo, 
¡qué bueno!

el manso más manso!
¿y eso?

señor, ¡apiádate! 
pero, ¿no dijo que me iba a matar?

padre nuestro que estás en el cielo
¿es que dios le está viendo?

santificado sea tu nombre…
¿y ahora quién podrá ayudarme?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s