Qué extraño

qué extraño
que hoy se defina el destino de alguien
como nosotros
los mushpas
que nos cruzamos de brazos
aun cuando nos han quitado el olvido

qué extraño
que repentinamente lo declaremos reñido

unos dicen que es porque no sabemos 
apreciar la propiedad privada
que dejamos hacer con “lo nuestro”
lo que a otros les venga en gana

otros dicen que es porque no nos importa 
vivir de la migaja

otros, que así siempre ha sido 

y otros, aún, que por lo menos cemento ya han traído

qué extraño
cómo los actos simples se convierten en sublimes

cómo el voto 
(una línea sobre un rostro)
transporta la estadía 
(un bulto deletreado entre líneas) 

cómo la entrega
(un calzoncillo sobre el piso)
tramita la inocencia
(un decreto que eres mío)

cómo un beso
nos devuelve el deseo

en vez de hacernos libres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s