En un inicio

en un inicio
hace exactamente un mes
a las cartas les iba a aglutinar la referencia a ti, nefasto personaje de la Historia reciente
porque la discusión iba a ser entre tú y yo 
sin embargo, mientras se desarrollaba el proyecto
cansado como estaba de solo haber escrito un libro sobre la libertad durante todo este tiempo
la escritura lentamente fue develando el objeto de estudio
y es así que te fuiste quedando atrás
mejor dicho, se fue abriendo el camino para que me dirigiera a tantos otros como tú
que envueltos en una relación incestuosa con el cambio, la verdad y el poder
logran subvertir el porvenir de la gente
mientras avanzan sus objetivos personales  
como en una mafia, eso es  
hablando de mafias, cómo fue tu vida en familia
cómo fue tu niñez, tu juventud…
cuáles fueron tus sueños
cuáles, tus heridas
a mí no me cuidaron como yo hubiera querido
quizá por eso me hice escritor
para que la soledad no sea tan pesada
y si tuve un sueño, ese nació el día en que encontré que existían los estudios latinoamericanos
fue mi puerta de entrada para ver hacia dentro y hacia el Sur
mis padres me habían enviado a Los Ángeles para estudiar inglés por vacaciones
pero terminé quedándome 20 años
en los que estudié, trabajé y aprendí 
que la democracia, por más imperfecta que fuera, era el mejor experimento que el hombre
ꟾ había creado aprendí que era un proceso delicado y que, por eso mismo, había que trabajar todos los días para cuidarlo la otra opción era ver hacia lugares como Cuba y, aunque fui militante del partido comunista, pronto dije que no no a la violencia de estado en contra de la disidencia Reynaldo Arenas acababa de fallecer en el exilio y eso me hizo rechazar cualquier tipo de imposición sí a la libertad de expresión, no a la única voz sí a América Latina plural, no a Ecuador hablando solito, fueron algunos de mis lemas y así los años pasaron… al culminar mis estudios de maestría en educación decidí regresar a Ambato a la casa que mis padres acabaron de construir precisamente cuando me fui a estudiar al
ꟾ Norte el inicio fue difícil, ya te podrás imaginar más que todo por el lenguaje… sino hubiera sido por la mujer que conocí en Barcelona que luego se convirtió en mi pareja antes de mi retorno ella apostando por mí y los dos por un mejor país… continuar ha sido difícil uno de mis hermanos, el que me sigue, siempre me pregunta para qué sigo aquí y yo, en ocasiones como hoy, no sé qué decir cómo poner en pocas palabras lo que he querido decir aquí a través de todas estas cartas a ti, que conozco y la verdad es que no a ti, que tengo como presidente del país que más quiero cuáles fueron tus sueños cuáles, tus heridas qué hizo que eligieras tu carrera para qué te convertiste en “presidente” con lo cual ahora entenderás por qué el libro se llama “Querido Señor Presidente, ¿qué te has
ꟾ hecho?” para resumir, la idea nació hace 27 años cuando un profesor de literatura me introdujo a Querido Diego, el entrañable epistolario de Elena Poniatowska a través del cual ella le declara su amor a Diego Rivera es un libro insuperable y, por tanto, hubiera sido desmedido de mi parte querer alcanzar algo semejante no obstante, la semilla se quedó impregnada en mí desde la primera página como una de esas cosas que no sabes cuándo va a suceder pero sabes que lo hará a lo largo de este mes he aprovechado la coyuntura, es verdad pero también las ganas de decir lo que no he podido o no he querido decir por mucho
ꟾ tiempo y por varias razones vivir la realidad y verla de lejos es una tarea que también hacemos los escritores porque, como sabes, la distancia nos devuelve algo de objetividad sin embargo, si el libro ha de ser vigente, será porque también es personal y lo es porque siento que a la Historia se la construye a diario aunque a veces eso resulte demasiado poco y, muchas veces, demasiado lento no, al opuesto de Poniatowska, mi propósito no fue declararte nada que no sea un rotundo rechazo a ti y a los de tu clase así que aquí lo tienes un esfuerzo literario al que ya no le importa si lo lees porque sabe que no fuiste ni serás el único personaje nefasto en este experimento naciente empieza en “querido” por el respeto y admiración hacia quien elegimos para que nos
ꟾ representen y termina en “hecho” porque en los funestos casos esas cualidades pronto desaparecen ben aki Ambato, 16 de marzo a 16 de abril de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s